¿Qué sucede en Islandia?

» Posted by on Abr 11, 2011 in Articulos | 0 comments

Compartelo:

Los medios silencian, no conviene informar a la gente, no vaya a ser que tomen conciencia de sus derechos y cunda el ejemplo. El proceso revolucionario, democrático y pacifico que el pueblo islandés esta desarrollando es seguramente el acontecimiento mas relevante de las últimas décadas en Europa,  no interesa se sepa que un pueblo coja las riendas de su soberanía y plante cara al rodillo neoliberal mientras en España la consecuencia de la crisis es un proceso de socialización de las pérdidas con recortes sociales, como el de las pensiones, y precarización de las condiciones laborales, etc.

En  octubre de 2008, el éxtasis financiero que vivía el mundo dijo basta y entonces Islandia fue uno de los estados más perjudicados. Los tres bancos más importantes del país quebraron y provocaron una caída de la bolsa nacional superior al 70%, la deuda del país se situó varias veces por encima del PIB anual. Además, el valor de las divisas quedó por los suelos. El país estaba en bancarrota.

El gobierno solicita oficialmente ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI), que aprueba un préstamo de 2.100 millones de dólares, completado por otros 2.500 millones de algunos países nórdicos.

Las protestas ciudadanas frente al parlamento en Reikiavik van en aumento. El 23 de enero de 2009 se convocan elecciones anticipadas y tres días después, las caceroladas ya son multitudinarias y provocan la dimisión del Primer Ministro, el conservador Geir H. Haarden, y de todo su gobierno en bloque.

El parlamento islandés acordó tras un acalorado debate devolver la deuda que habían generado los bancos del país, superior a los 3.500 millones de euros. Los islandeses tendrían que hacer frente a esa deuda mensualmente durante 5 años y con un 5,5% de interés. De nuevo se negaron, forzaron un referéndum para permitir o no la indemnización, y el NO se alzó con el 93%. Por si fuera poco, la policía islandesa comenzó a buscar a banqueros y otros altos ejecutivos culpables del desastre financiero varios han sido ya detenidos procesados y encarcelados, también en el extranjero.

En este contexto de crisis, se elige una asamblea constituyente el pasado mes de noviembre para redactar una nueva constitución que recoja las lecciones aprendidas de la crisis. Para ello, se recurre directamente al pueblo soberano. Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas. La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país. Deberá ser aprobada por el actual Parlamento y por el que se constituya tras las próximas elecciones legislativas.

Otra medida “revolucionaria” del parlamento islandés, un proyecto de ley que pretende crear un marco jurídico destinado a la protección de la libertad de información y de expresión. Se pretende hacer del país un refugio seguro para el periodismo de investigación y la libertad de información donde se protejan fuentes, periodistas y proveedores de Internet que alojen información periodística; el paraíso para Wikileaks.

Dimisión de todo un gobierno en bloque, nacionalización de la banca, referéndum para que el pueblo decida sobre las decisiones económicas trascendentales, encarcelación de responsables de la crisis, reescritura de la constitución por los ciudadanos y un proyecto de blindaje de la libertad de información y de expresión, de todo esto “mutis”, es probable que piensen que todavía queda vida inteligente entre sus unidades de consumo, los ciudadanos europeos.

Pienso que el pueblo islandés es un pueblo culto, solidario, optimista y valiente, que ha sabido rectificar echándole dos cojones, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

Manifestación en Islandia

Una lucha a atender.

Compartelo:

Deja un comentario